Que son las criptomonedas y por qué se habla tanto de ellas

Para empezar a explicar el cryptojacking es necesario conocer el término criptomoneda. Las criptomonedas son divisas virtuales y al igual que las monedas tradicionales, se pueden intercambiar e interactuar con ellas en el mercado, la única diferencia es que no están reguladas. El mayor riesgo que presentan es que su valor puede fluctuar en cuestión de minutos.

El Bitcoin ha sido la primera divisa virtual creada en 2008. El 17 de diciembre del pasado año mostró su valor más elevado hasta ahora, 19.535,7 dólares por unidad, y el 6 de febrero obtuvo su valor más bajo, 6.252,44 dólares por unidad.

 

¿Cómo se consiguen este tipo de divisas virtuales?

  • Recurriendo a mercados de valores internacionales.
  • Minando, que consiste en realizar una serie de complejas operaciones matemáticas usando ordenadores u otros dispositivos, cuyo resultado es la obtención de esta moneda virtual.

Como las criptomonedas forman parte de un mercado muy atractivo y fluctuante, surge el cryptojacking, una práctica ilegal en la cual el ciberdelincuente aprovecha la potencia del procesamiento de dispositivos, ya sea ordenadores, tablets o móviles, para minar criptomonedas sin el permiso del propietario. Es decir, el dispositivo se infecta con la instalación de un programa (por ejemplo, entrando en una página web insegura), el cual empieza a minar sin que nos demos cuenta.

Cryptojacking

El cryptojacking surgió por primera vez en 2011 y hasta muy recientemente apenas tenía importancia comparado con otros ataques como el ransomware. Dicho ataque consiste en bloquear el dispositivo del usuario y pedirle posteriormente un rescate (normalmente monetario) para desbloquearlo. Aunque, actualmente como consecuencia del aumento del valor del Bitcoin y otras criptomonedas, la mayoría de los ataques son de cryptojacking quedando en segundo plano el ransomware.

Cualquier persona puede sufrir este ataque en sus dispositivos (incluso sin tener criptomonedas) y el riesgo de sufrir un ataque de este tipo es elevado debido a la facilidad que tienen los hackers para introducir el malware en dispositivos ajenos ya sea en páginas web fraudulentas o mediante anuncios. El cryptojacking también puede venir de sitios de vídeo streaming y debido al contenido, la persona afectada a veces piensa que su ordenador o móvil funcionan con más lentitud como consecuencia del contenido, mientras que lo que realmente ralentiza el dispositivo es la minería de criptomonedas.

Esto provoca un aumento del consumo de los servidores, lo que conlleva el aumento de los costes de electricidad. Además de la lentitud de los dispositivos infectados, lo que implica una reducción del rendimiento de los usuarios.

Consejos para evitar el cryptojacking:

  • Abrir la ventana del administrador para comprobar el consumo de la CPU. Si estuvieran empleando el dispositivo para minar veríamos que el navegador está teniendo el 80% o 100%.
  • Pinchando en el botón derecho del ratón aparece la opción “inspeccionar”. A continuación, se abre una nueva ventana a la derecha del navegador. Si en los códigos que aparecen se visualiza, por ejemplo, Coinhive, implica que probablemente están empleando el dispositivo para minar criptomonedas sin nuestro consentimiento.
  • También se pueden desactivar los códigos Javascript, aunque estos códigos son necesarios para ejecutar ciertas páginas ya que si los desactivamos a veces no podemos visualizarlas. Sin embargo, desde el menú de ajustes de los navegadores se pueden bloquear o permitir el Javascript, teniendo la posibilidad de bloquear aquellos sitios que consideremos propensos a minar criptomonedas.

Para evitar comprobar el estado de la CPU o bloquear ciertos Javascript, lo mejor es contar con una solución se seguridad que te ahorre todo este trabajo y bloquee el sitio web que empleará tu dispositivo para minar criptomonedas. Los clientes de Vodafone disponen de Secure Net para navegar sin riesgos en la red móvil de Vodafone. Además, Secure Net no solo protege de cryptojacking, sino también de otros virus como ransomware, phishing y otros malwares.