¿Cuándo caduca mi tarjeta de prepago?

La opción de tener una línea de prepago sigue siendo una realidad con bastantes clientes en las diferentes operadoras y compañías. A pesar de que las líneas de contrato suelen contar con mayores beneficios asociados, tarifas ligeramente más ventajosas o bien la comodidad de no tener que recargar cada vez que agotas el saldo, es un segmento de clientes importantes. Te contamos aspectos importantes acerca del ciclo de vida de las tarjetas de prepago.

 

Tradicionalmente las tarjetas de prepago llevaban tarifas asociadas que tenían un coste por minutos o por navegación y a medida que consumías minutos o datos se iba descontando el saldo. Ahora, muchas de las tarifas que ofrecen las compañías para clientes de Prepago funcionan en modo de ciclo.

 

Es decir, cada ciclo, tienes que tener una provisión de X€ (en función de la cuota que hayan establecido para cada tarifa) y esa cuota se te descuenta automáticamente de tu saldo. De esta forma, tienes unas condiciones de MB y precio por minuto más ventajosa. Es decir, aunque no seas de contrato este modelo de tarifas lo imita, ya que es como una cuota que se repite cada ciclo. En caso de que se cumpla el ciclo con este tipo de tarifas, y no tengas saldo suficiente para su renovación, las condiciones de tu tarifa (precio de minutos y MB) varían, normalmente, siendo más caras.

 

 

Por ello, es importante que tengas el control de tu saldo, de lo que te queda, de lo que llevas consumido para tener en todo momento controlado cuando has de recargar para disfrutar de este tipo de tarifas. Además, siguen existiendo tarifas en las que sólo se te descuenta saldo cuando consumes (hablas o navegas). No son la mayoría, pero mantienen ese funcionamiento original que siempre tuvieron las tarjetas de prepago.

 

Pero el hecho de quedarte sin saldo, no sólo afecta a que puedas perder beneficios con determinadas tarifas, si no que también afecta al ciclo de vida de tu tarjeta.

 

Los números de prepago caducan. Esta es otra desventaja con respecto a números de contrato. El número de contrato si no lo usas o no consumes nada, es cierto que generará una cuota mínima, pero el número se mantiene. Sin embargo, en caso de números de prepago, si no realizas recargas durante un determinado tiempo puedes llegar a perder el número.

 

 

Esta caducidad depende de los procedimientos o normas de cada operadora:

Transcurridos unos meses sin recargar (cada operadora establece un número determinado), la línea deja de funcionar, aunque si puede recibir llamadas durante otro espacio de tiempo más. Si continuas sin recargar en este espacio de tiempo en el que puedes recibir llamadas, finalmente la línea queda desactivada.

 

Si la línea se desactiva, en caso de clientes de prepago el número queda inactivo y también lo pierdes. Falta comprobar, en función de cada operadora si puedes recuperar el saldo que tuvieras acumulado. Porque, aunque tengas saldo acumulado, si no recargas pasados estos meses también se desactiva la tarjeta y puedes llegar a perderlo.

 

 

 

Por eso es importante que conozcas este funcionamiento y sepas identificar cuando sucede alguna de estas situaciones que te hemos contado. Puedes averiguar en tu App de tu compañía la fecha de tu última recarga, conocer el estado de tu saldo y el funcionamiento de la tarifa que tengas contratada. Si eres cliente de Vodafone puedes acceder a tu área privada de Mi Vodafone a la App Mi Vodafone o bien ampliar más información sobre tarifas y prepago en su web de ayuda. El resto de operadores también tienen sus accesos privados e información al respecto de estas tarjetas.

 

Esperamos haberte ayudado y contribuido a que entiendas el ciclo de vida de tu tarjeta de prepago para que en todo momento tengas el control sobre tu número, caducidad y funcionamiento.